· Respuesta a las declaraciones de OMC ·

En respuesta a las declaraciones emitidas por la Organización Médica Colegial de España, (Ver petición) sobre la práctica de la homeopatía como 'tratamiento inválido y no ético', y ante la continua difamación y marginación, que definitivamente están cercando la práctica de todas medicinas tradicionales y complementarias, como homeópata y usuaria, siento la imperiosa necesidad de compartir el valioso punto de vista de la experiencia práctica. Algo que muchos de los detractores de las Medicinas Tradicionales y Complementarias, desconocen totalmente.

En primer lugar:

  • 'La libertad de elección' me permitió, en el año 1993 recurrir a la homeopatía como inocua alternativa a la medicina convencional. Los resultados positivos no tardaron en aparecer, y en pocos meses mejoré mi salud sin tener que hacerme dependiente de un medicamento. En virtud de esto decidí estudiar homeopatía (lamentablemente fuera del ámbito universitario, ya que la carrera como tal no existe), pero gracias a mi formación inicial y al interés con que continué estudiando, he sido capaz de atender a mi marido, mi hija, y a mí misma, sin darle a la seguridad social en '20 años', más gasto que el debido a 2 fracturas y  tres de infecciones en las que recurrimos al antibiótico más por prevención de complicaciones que por otra cosa. Y no, porque no tuviéramos necesidad de atender problemas de salud, si no porque podíamos atenderlos en el ámbito familiar con un botiquín homeopático.
  • Pero mi caso, no es un caso aislado. Con mis conocimientos elaboré un programa de educación para que otras personas, interesadas en atender a su familia con métodos más seguros, eficaces y libres de contraindicaciones, aprendieran a aplicar el método homeopático de Hahnemann y el método de curación emocional de Bach. Y en estos años de enseñanza, la libertad de elección ha permitido que muchas personas, sensibilizadas y conscientes de la necesidad de implicarse en primera persona para la obtención y el mantenimiento de la salud, se hayan beneficiado de igual manera.

En segundo lugar: 

  • Se debe tener en cuenta la recomendación de la estrategia de la OMS sobre medicina tradicional y complementaria (MTC) 2014-2023, que en principio representa el marco de referencia desde donde las autoridades sanitarias deben encontrar soluciones que favorezcan tal y como cita: 'una visión más amplia respecto de los métodos desde donde mejorar la salud y favorecer la autonomía de las personas'.
  • La estrategia de la OMS, plantea dos objetivos principales, prestar apoyo a los Estados Miembros para que aprovechen la contribución de la MTC a la salud, el bienestar y la 'atención de la salud centrada en las personas'; y a su vez promover la utilización segura y eficaz de la MTC mediante la reglamentación de sus productos, prácticas y profesionales.
  • Según la OMS, estos objetivos se podrán alcanzarán mediante el establecimiento de tres pautas estratégicas, a) desarrollando una base de conocimientos y formulación de políticas nacionales; b) garantizando la seguridad, la calidad y la eficacia mediante la reglamentación; c) y fomentando la cobertura sanitaria universal, por medio de la integración de servicios de MTC y la 'auto-atención de salud' en los sistemas nacionales de salud.

Y por último:

  • Me pregunto seriamente, qué intereses son lo que movilizan la obstaculización del sencillo y elevado acto respetar la libertad de elección de las personas en materia de salud. Ya que tanto interés puesto en descalificar a las Medicinas Tradicionales y complementarias coincide con un momento en que la sociedad que demanda cada vez más MTC. Resulta paradójico. Nadie acude a una consulta privada en la que tiene que pagar más dinero del que ya aporta a la seguridad social, porque sí. Si las personas consumimos MTC, es porque recibimos algo que no encontramos en los servicios sociales, y por lo que estamos dispuestas a pagar. 
  • Revisando la situación de mi propia familia y la de las personas cercanas, concluyo que la única diferencia entre quienes utilizamos la MTC y el resto de ciudadanos, es que 'generamos poco gasto en medicamentos alopáticos'. Será entonces que estamos entorpeciendo el negocio de los laboratorios. Es de público conocimiento que las empresas dedicadas a crear medicamentos, en la actualidad crean enfermedades para luego crear medicamentos con que tratarlas. Es el caso del colesterol, la menopausia, la osteoporosis, la hiperactividad o el déficit de atención, todas estas son enfermedades creadas. Y esta práctica ha sido denunciada por numerosos especialista de la salud como Philippe Even, médico e investigador comprometido en defender el abuso de poder de los grandes laboratorios farmacológicos cuyo objetivo es transformarnos en una sociedad de enfermos/as es decir, consumidores de medicamentos. Hay informes que demuestran que el 60% de los medicamentos son inútiles. Philippe Even ha denunciado que en Francia hay cada año, 20.000 muertos por accidentes relacionados con los medicamentos y 100.000 personas hospitalizadas por la misma causa.  Y ya en 1976, Henry gafen director de la empresa farmacéutica Merck, aseguro que su 'sueño era crear medicamentos para gente sana'!

Personalmente pienso que es hora de preguntarnos si una empresa, cuyo objetivo es maximizar sus beneficios, es ético que tenga en sus manos la creación de medicamentos. Y si no deberíamos plantearnos, que sea el estado quien asuma esta responsabilidad. No creo que sea justo hacer de la salud un comercio.

Y si esto no es posible, entonces que sean los gobiernos y sus políticas sanitarias los que garanticen que las personas tengan toda la información necesaria acerca de las diferentes maneras de alcanzar la salud, fomentando y avalando la educación a favor de la utilización de todos los recursos de que se disponen hoy en día en materia de autoayuda con la utilización de MTC.

 

Firma la petición