· Los estudios de medicina en Leipzig ·

Los estudios de medicina en Leipzig

En julio de 1775, a la edad de 20 años, Hahnemann dejó su familia y su casa y partió hacia Leipzig, con sólo 20 taleros (unos 60 marcos), todo lo que sus padres podían ofrecerle y con gran esfuerzo. El trabajo de la fábrica estaba muy mal recompensado para el tiempo y dedicación que requería, pero era todo lo que la familia poseía. En referencia a su gratitud ante el gesto de su padres Hahnemann escribe en su autobiografía: "¿No seré digno de imitarlo?"

Hahnemann llegó a Leipzig con cartas de recomendación que entregó al  Consejero Praener, de quien obtuvo el privilegio de ser matriculado gratis. Sus auténticos bienes eran sus conocimientos, saber idiomas como griego, latín, italiano, francés e inglés... conocimientos que se convirtieron en su genuino recurso económico. Se aseguraba un ingreso haciendo traducciones del francés, inglés e italiano al alemán.  Si bien por las traducciones le pagaban poco dinero ya que los editores se aprovechaban de su situación vulnerable. Se veía obligado a trabajar mucho para conseguir su sustento, invirtiendo sus horas de sueño, durmiendo sólo una noche cada dos, con el desgaste y agotamiento físico que esto produce, como podréis imaginar. Por eso decimos que fue su enorme capacidad de trabajo y sus conocimientos, los que le proporcionaron los medios para llevar adelante su proyecto formativo.

Él escogía para su trabajo, libros que por su temática coincidían con sus propios intereses de aprendizaje. Tradujo en esa época, del inglés al alemán, las siguientes obras: "Ensayo sobre la hidrofobia", de Nugent.-Leipzig-. I G Müller 150 páginas. "Ensayos y Observaciones Fisiológicas" de John Stedmann.-Leipzig I G Müller, 134 páginas. "Ensayo sobre las Aguas Usadas Comúnmente para Baño", de Falconer.- Leipzig.-Hilscher, 2 volúmenes teniendo respectivamente 255 y 439 páginas, publicadas en 1775. Y "Medicina Práctica Moderna", de Ball.-Leipzig 2 volúmenes, el primero publicado en 1777 y el segundo en 1780 con anotaciones bajo el pseudónimo de Spohr.

Ante la exigencia que planteaba tener que compaginar estudios y trabajo, Hahnemann hizo una cuidadosa selección de sus temas de estudio y se organizó para no distraer inútilmente su atención. Desde el inicio comenzó a sentirse decepcionado por la enseñanza de la Universidad. Comprendió que "había un gran vacío práctico", al no estar incluidas las prácticas clínicas, y menos aún en hospitales, único medio que permitiría la experimentación del conocimiento teórico, sobre lo cual nos dice: "...el estudio reposa sobre opiniones retrógradas y teorías arcaicas". Tengamos en cuenta que hoy en día la carrera de medicina, contempla un amplio programa de formación práctica. Quiere decir, que el programa de estudios ha evolucionado en la línea inicialmente diseñada por Hahnemann. El vacío académico le llevó a buscar por sí mismo en los libros, aquello que la formación no le daba. Y luego de permanecer 2 años en Leipzig, fue esta la razón que lo motivó a trasladarse a Viena en busca de un conocimiento más acorde a sus expectativas.

Práctica clínica en Austria y Doctorado

Luego de grandes problemas para solucionar el gasto del viaje. Llegó a Viena, capital de Austria, en 1777. El viaje por el Danubio era largo y representaba una inversión que él no podía asumir. Pero consiguió que lo contrataran como intérprete en una de las compañías de barcos, ya que su capital ascendía a sólo 68 "guldens" y 12 "kreuzers". En esta anécdota podemos constatar nuevamente que su motivación por el estudio era enorme y el obstáculo importante de la falta de dinero, no resultó en ningún momento algo que lo frenara, o inmovilizara. Una vez ahí, y no conociendo a nadie en la ciudad, se dirigió al Hospital de los Hermanos de la Misericordia provisto de una carta de recomendación que le dio un profesor de la Universidad de Leipzig. Aquí nuevamente podemos ver como sus méritos le hacían ganar siempre el respaldo de aquellas sanas personas que creían en él y en su destacada capacidad. Por aquel entonces el director del hospital era el médico de mayor reputación de Viena, el Dr. Quarin, quien lo recibió. Él era además el médico de la Emperatriz María Teresa, y también años más tarde, médico del Emperador José II, de quien consiguió la financiación para la construcción del hospital general más bello de toda Europa, diseñado por el propio Quarin. Su reputación había conquistado el mundo científico y atraía a Viena a estudiantes de toda Europa.

Hahnemann se ganó la amistad y la confianza de este médico, y pronto fue invitado a acompañarle en sus visitas a clientes privados. Grande fue la influencia y ayuda que este médico concedió a Hahnemann, y este en gratitud escribió: "Debo mi diploma de médico al Dr. Quarin", enfatizando la importancia de la enseñanza clínica (estancia y trabajo práctico en un hospital). Resulta  evidente que este médico debió reconocer en Hahnemann ciertas virtudes especiales por las que elegirlo entre tantos que aspiraban a estar a su lado, aún cuando no pudiera pagarle nada por las clases recibidas. Sin embargo, no solamente le acercó sus conocimientos médicos, sino que también lo acogió como a un amigo y le tendió dignamente la mano, recomendándolo, para que pudiera trabajar. Presentándolo ante el gobernador de Transilvania, Samuel de Bruckenthal, uno de los hombres más ricos del país, con quien permaneció veintiún meses. Dice Hahnemann: "Fueron 21 meses en el ejercicio de la medicina clínica entre la población y el estudio con los recursos de la excelente biblioteca del gobernador". Pero Hahnemann sintió la necesidad de volver a Alemania para regularizar la situación de sus estudios.

Doctorado en medicina

Decidido a doctorarse en medicina, se dirige a principios de 1779 a la ciudad Erlangen en Alemania, en cuya Universidad prepara su tesis sobre: "Concepctus adfectuum spasmodicorum oetiologicus et therapeuticus" (Consideraciones sobre las causas y tratamientos de las afecciones espasmódicas). Nuevamente se busca el sustento dando  clases de griego, latín, inglés, hebreo, italiano, sirio, árabe, español, y alemán, idiomas que dominaba en función de su sorprendente capacidad y pasión por las lenguas, aunque sólo contaba con 24 años de edad. Como dice el Dr. Richard Haehl, _Tal era el hombre que sus contemporáneos llamaron: "Alemán ignorante y fanático". Es innegable que tales apreciaciones tenían en realidad que ver con los sentimientos encontrados de envidia y desleal rivalidad.

El 10 de Agosto de 1780, Hahnemann defendió su tesis en la Universidad de Erlangen, recibiendo el grado de doctor. Como podemos ver, dedicó por iniciativa propia, cinco años a terminar sus estudios en los términos que él consideró conveniente para adquirir una formación completa y aplicada. El plan de estudios que el joven trazo para sí mismo, se aproxima más a las pautas actuales de estudio que a las de su época. Fue vanguardista en cada ámbito de su vida.