· Aintzane y su propuesta ·

 

¿Qué es la Terapia Cráneo Sacral?

La TCS o terapia cráneo sacral, consiste en aplicar una leve presión con las manos, estimulando así la puesta en marcha y el correcto funcionamiento de los procesos naturales de curación del cuerpo.

¿Cómo funciona?

A través de ese suave contacto un terapeuta entrenado puede percibir las pulsaciones del Sistema Cráneo Sacral transmitido a todo el cuerpo a través del Sistema Fascial. Este da soporte, protección y forma al organismo. Constituye el material de envoltorio y aislamiento de las estructuras profundas del cuerpo. Este sistema de fascias está caracterizado por una gran capacidad de deslizamiento y desplazamiento que hacen posible los pequeños movimientos fisiológicos, como el latido del corazón y la expansión de los pulmones al respirar.
Cada órgano, cada músculo, cada estructura corporal está envuelta por parte de ese tejido conectivo que es muy resistente y se extiende como una red tridimensional. Es de apariencia membranosa y al conectar y envolver todas las estructuras corporales, un problema o limitación de las fascias, puede alterar la estructura de todo el cuerpo y afectar su funcionamiento.

El trabajo terapéutico consiste en ayudar a las personas a restablecer el flujo normal de movimiento mediante la atenuación o desaparición de esas resistencias.
El Sistema Cráneo Sacral tiene la función vital de mantener el medio en que funciona el Sistema Nervioso Central. Lo conforman las membranas meníngeas, huesos a los que éstas se insertan y el líquido cefalorraquídeo que rodea y protege el cerebro y la médula espinal, incluyendo el cráneo y el sacro.

¿Qué nos ofrece?

La TCS, o terapia cráneo sacral, promueve la curación natural a partir de los propios recursos del organismo en las alteraciones comunes y frecuentes con las que a veces por no haber encontrado resultados que los corrijan, "nos acompañan y se hacen parte de nuestra normalidad". Es el caso de muchas dolencias con las que nos acostumbramos a vivir. Este es un proceso de reordenamiento que produce alivio, si bien puede implicar en algunos casos, una primera etapa de aparente agravación igual a la que puede producir la homeopatía o las vacunas. Se trata de una terapia que muchos desconocemos y que deseamos acercar al público como una opción genuina que puede ayudarnos a restablecer el correcto funcionamiento del organismo.

Es muy recomendada en casos de estrés, postraumático y emocional; cuando hay dolores musculares, articulares y lesiones de cualquier tipo; para los dolores de cabeza y las migrañas; para los problemas del bebé, cólicos, lactancia, insomnio, estrés...
Os invitamos a experimentar las diferentes terapias naturales, no invasivas y que acogen al individuo en su totalidad, como alternativa integradora que promueve la salud de las personas.